Una estrategia de inserción inteligente



Por Miguel Braun
Secretario de Comercio - Ministerio de la Producción

Detrás de la primera exportación de limones a Estados Unidos desde 2001 hay una enseñanza: la importancia de tener una estrategia de inserción internacional coherente y la capacidad de mantenerla y profundizarla en el tiempo.

Argentina es el principal productor de limón del mundo, producción que se desarrolla principalmente en la provincia de Tucumán: tenemos las tierras adecuadas, los trabajadores capacitados y las empresas para generar empleo y valor. Sin embargo, desde 2001 teníamos vedado el ingreso al mercado norteamericano. No es un caso aislado: en años anteriores se habían cerrado otros mercados (como los cítricos dulces a Brasil), habíamos dejado de cumplir la cuota Hilton de carne a la Unión Europea y fuimos excluidos del Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) de Estados Unidos, para nombrar algunos casos.

En parte por esto, entre 2011 y 2015 las exportaciones argentinas cayeron 32%. Y una de cada tres empresas que exportaban en 2006 ya no lo hacía en 2015. Es muy fácil perder un mercado, pero es muy difícil recuperar uno perdido. La reapertura del mercado de limón fue un proceso muy arduo, que requirió el trabajo en equipo del sector privado y del público, incluyendo a los ministros Cabrera, Etchevehere y Faurie, organismos técnicos como Senasa, y hasta del mismo presidente de la Nación, que llevó el tema al más alto nivel.

La apertura del mercado norteamericano para el limón es un hecho importante en sí mismo. Según cálculos privados, Tucumán podrá exportar unas 20.000 toneladas por año a EE.UU., algo así como 10% de sus exportaciones actuales. Y la apertura de un mercado tan demandante como el de EE.UU. ayudará a abrir más mercados y generar más empleo en el Noroeste argentino. Algo parecido puede decirse del SGP: en 2011 habíamos exportado cerca de US$500 millones, sobre todo de productos de economías regionales como vino, confecciones de azúcar, aceite de oliva y cuero; fuimos excluidos por errores argentinos y recién en diciembre logramos volver a ser incluidos.

La participación del presidente Mauricio Macri en el acto por la reapertura del mercado es una muestra de la importancia del caso. Pero también, quizás, de que es algo más. Este hecho, el regreso al SGP y la negociación sobre aluminio y acero son muestras de que estamos avanzando en la inserción inteligente al mundo, de que tenemos interlocutores con quienes resolver los problemas, más allá de que siempre quedarán temas abiertos. Y esto es fundamental, porque exportar más y mejor —con más trabajo argentino incorporado, desde más provincias argentinas y hacia más destinos— es crucial para generar empleo y avanzar hacia un país con menos pobreza.

Por eso es clave tener una estrategia sólida y sostenerla con seriedad y madurez, abriendo mercados y defendiendo los que conseguimos. Lo que tarda años conseguir se puede destruir en pocos días. Como dijo el presidente en la apertura de las sesiones legislativas en marzo, “necesitamos coherencia y templanza para recorrer” juntos este camino.

Link: https://www.clarin.com/economia/estrategia-insercion-inteligente_0_rk5tjcP3f.html

© 2017 Barreiras de Acesso. Todos os direitos reservados | Design by W2F Systems